El tiempo para leer es siempre tiempo robado. (De la misma manera que lo es el tiempo de escribir o el tiempo de amar). ¿Robado a qué? Digamos que al deber de vivir. El tiempo de leer, como el tiempo de amar, expanden el tiempo de vivir.
Si tuviésemos que enfrentar el amor desde el punto de vista de nuestra agenda, ¿quién se arriesgaría a ello? ¿Quién tiene tiempo para estar enamorado? Y sin embargo, ¿alguien ha visto alguna vez a un enamorado que no se tome el tiempo de amar?
Yo nunca he tenido tiempo para leer, pero nada, jamás, ha podido impedirme terminar una novela que amara.
La lectura no tiene que ver con la organización social del tiempo; es una manera de ser, como el amor.
Daniel Pennac. Como una novela.

TRADUCE ESTA PÁGINA

lunes, 29 de abril de 2013

En el país de las Vacas sin ojos

En el País de las vacas sin ojos, novela de Eugenia Rico, ganadora del Premio Espiritualidad de 2005, es la narración de un viaje por la India y la olvidada por Occidente Chachemira,  a través de sus olores, tacto, sensaciones y colores; a través de guerrillas, horrores, cuentos y amor, para llegar hasta la mujer. La hindú, la cachemira, la occidental. unidas por el hecho de ser mujer. 

 "El mayor viaje es la vida.
Elegimos lugares que visitar.
Nunca elegimos donde nacer."


EUGENIA RICO
Publica su primer cuento a los once años y a los veinte funda la Revista “Multiversidad” para animar la vida cultural de la Universidad en la que acuña el Movimiento de la Poesía Atlántica.
Estudia Derecho y Relaciones Internacionales y se especializa en Derechos Humanos pero lo abandona todo por la Literatura.
La irrupción de su primera novela “Los amantes tristes” con la que inicia la Trilogía “Eros y Kafka” le granjea el apoyo unánime de la crítica. Es escogida como una de las mejores novelas del año por la revista “Leer”,“El Cultural” de El Mundo y el Periódico de Catalunya. A partir de “La muerte blanca”se la considera la creadora en España de un nuevo género de novela en palabras del critico Ángel Basanta.
Otros la confirman como creadora de la llamada “novela interactiva o participada”. La muerte blanca gana el Premio Azorín 2002 y es consagrada como una de las mejores novelas del año por los críticos de El Cultural de El Mundo. Con “La edad secreta” (Premio Primavera 2004 Finalista) finaliza su trilogía sobre las pasiones: Los amantes tristes o la amistad, La muerte blanca o el amor fraterno y La edad secreta o el amor carnal. En 2005 publica un ensayo sobre la India titulado “En el país de las vacas sin ojos” con el que gana el Premio Espiritualidad.
El otoño alemán es Premio Ateneo de Sevilla de Novela en el 2006 y la primera novela de su ciclo sobre Los Cuatro Elementos. El otoño alemán que Luis Landero defiende como“una novela espléndida, genial” es Agua. Los críticos de Babelia y El Cultural la definen como una de las novelistas fundamentales de su generación. Eugenia colabora en laRevista de Occidente, en El País y en El Mundo. Uno de sus artículos ganó el Premio UNICEF al mejor articulo del año.
Su  novela  “Aunque seamos malditas”, la segunda de la Tetralogía (Fuego) es en palabras del gran escritor José María Merino: “una fiesta del lenguaje”. Fernando Marías la consagró como“ la mejor novela escrita por un autor español en castellano en el S.XXI”
Su última publicación “El fin de la raza blanca” es un libro de cuentos. “Son historias independientes que tienen relación y dialogan entre sí. Estos cuentos tratan de gente a la que no le han enseñado a ser feliz y han de buscar su felicidad y sobre seres ordinarios a los que les suceden cosas extraordinarias”
www.eugeniarico.com